Retablo Mayor

Retablo Mayor

Isidro Lorea (español, 1740-1807). Madera tallada, pintada y dorada, Buenos Aires, antes de 1767.

De planta cóncava, con traza de indudable barroquismo, es uno de los mejores de su época. Tres calles componen el cuerpo. En las laterales, los espaldares de las respectivas imágenes –San Ignacio de Loyola y San Francisco Javier- avanzan hacia el frente. En la calle central, hornacina de planta semicircular –Virgen de Montserrat-. En el ático, sobre la repisa, un óculo vidriado –Medallón- . Sobre los extremos, esculturas de ángeles. El edículo, desvinculado del retablo –Sagrado Corazón de Jesús-.

Medallón

La vidriera circular muestra sobre la Cruz, el libro de las Constituciones, en el lado izquierdo el lema de la Compañía de Jesús: “AD MAYOREM DEI GLORIAM”, A la mayor gloria de Dios; en el lado derecho, el logo de la Compañía de Jesús, formado por el trigrama “IHS”, las tres primeras letras griegas de “IHΣOYΣ” (Jesús), posteriormente interpretado como “Iesus Hominum Salvator”, Jesús, Salvador de la Humanidad; el trazo vertical de la segunda letra se prolonga hacia arriba como eje de una cruz, abajo los tres clavos. Puede observarse con toda nitidez en la nave central a la altura del crucero. Data de 1922.

 Virgen de Montserrat

Madera tallada, policromada y dorada. Buenos Aires, fines s. XVIII.

Escultura de bulto de la Virgen llamada de Montserrat por el célebre monte de Barcelona donde fue encontrada la primera imagen. Fue encargada por el farmacéutico catalán Francisco Marull a un imaginero porteño hacia 1791. Ocupa el nicho superior del Retablo del Altar Mayor. Viste manto azul, túnica y velo blancos y en la cabeza tiene una corona imperial con halo. El vestido del Niño es rojo. La historia relata que San Ignacio, al tomar la decisión de iniciar una vida nueva, fue a Montserrat donde hizo ante la Virgen la confesión de sus pecados y le dejó su espada como exvoto. Corona: José Martí Llopart (1760-?), platero, discípulo de Antonio Martínez. Plata estampada y calada, con espejos, Barcelona, fines s. XVIII. Corona imperial radiante, con seis diademas foliadas con pequeños motivos circulares en el eje. Es Patrona de Cataluña. La Fiesta se celebra el 27 de abril.

 Sagrado Corazón de Jesús

Miguel Castellanas Escolá (1849-1921). Madera tallada, policromada y dorada, España, fines s. XIX o principios s. XX.

Escultura de bulto que presenta a Jesús según la iconografía tradicional, vestiduras blancas adornadas con motivos alegóricos policromados. Castellanas, cuyo nombre se lee en la base, fue un autor muy requerido en la Iglesias porteñas a juzgar por las obras identificadas en Buenos Aires.

La devoción al Sagrado Corazón de Jesús se origina en las revelaciones privadas hechas por Ntro. Señor Jesucristo a Santa Margarita María Alacoque, religiosa francesa de las Hijas de Santa María, Religiosas de la Visitación, en el Monasterio de Paray-Le-Monial, Francia, entre los años 1673 a 1675. El Sagrado Corazón es Jesús mismo, y esta devoción consiste en venerar ese Corazón Sagrado que late en el pecho del Señor.  La práctica de los Nueve primeros Viernes: la Gran Promesa de la Salvación Eterna!: Jesús promete la gracia de la penitencia final –morir en gracia habiendo recibido los Santos Sacramentos- a quienes comulgan nueve primeros viernes de mes seguidos, sin interrupción, con la debida disposición, o sea, en estado de gracia, y con la doble intención de Honrar al Sagrado Corazón de Jesús y alcanzar de Él la gracia de la perseverancia final. Oración: ¡Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío! Oh, Jesús, manso y humilde de corazón, haz mi corazón semejante al tuyo. La Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús es celebrada el viernes siguiente a la Fiesta del Corpus Christi y varía de acuerdo al calendario litúrgico.

 San Ignacio de Loyola

Madera tallada, esgrafiada, policromada y dorada, Buenos Aires, mitad s. XVIII.

Escultura de bulto del Fundador de la Compañía de Jesús, lo muestra de pie, con los brazos extendidos sosteniendo el libro de las Constituciones –en el que se lee AD Ma/yo/rem DEI Gloriam- y la banderola, aplastando la herejía que ahogada por la serpiente que se enrosca en su cuerpo, se vuelve contra él mordiéndole un dedo, mientras sostiene el libro LU/TE/RO en su mano. Halo: (plata en su color, repujada y cincelada, Buenos Aires, s. XVIII. Aureola romboidal irradiante con reserva de nubes.

La obra más famosa de San Ignacio se titula: “Ejercicios Espirituales” y es lo mejor que se ha escrito acerca de como hacer bien los santos ejercicios. Oración de Ofrecimiento (escrita por San Ignacio de Loyola): Toma, Señor, y recibe toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mí voluntad, todo mi haber y mí poseer. Tú me lo diste, a Ti, Señor, te lo devuelvo, todo es Tuyo, dispón de todo según tu voluntad, a mí dame tu amor y gracia que eso me basta. La Fiesta se celebra el 31 de julio.

San Francisco Javier

Atribuido a Isidro Carnicero (1736-1804). Madera tallada y policromada, Madrid, 1802.

Escultura de bulto, lo muestra de pie mirando el Crucifijo que sostiene entre sus manos; viste sotana negra, sobrepelliz y estola roja. A los pies, sobre la base cuadrangular, las columnas de Hércules del escudo español, y el globo terráqueo. Halo: (plata repujada y cincelada, posible factura Buenos Aires, s. XVIII) aureola de factura sencilla y expandida en forma de arco, con veinticinco rayos irregulares, decrecientes en los extremos; pieza adaptada al contorno de la cabeza y base recortada.

San Francisco Javier conoció a San Ignacio mientras estudiaba en París y, después de realizar los Ejercicios Espirituales, comenzó una nueva vida, que lo llevó a predicar en la India y en Japón. Es Patrono de los Misiones. Su Fiesta es el 3 de Diciembre.