Jesús de la Buena Esperanza

Jesús de la Buena Esperanza

             La imagen del Señor Jesús de la Buena Esperanza, es copia de una antiquísima y muy milagrosa estatua que la ciudad de Quito se gloría de poseer, y cuya historia se remonta al año 1652. Entre los ornamentos con que la piedad de la gente adornó la venerada estatua, la de este Templo presenta vestimentas reales, al cuello la soga de la pasión y en la cabeza la corona de espinas, en una mano la balanza de la justicia, que lo representa como Justo Juez, y en la otra la palma de olivo, como Príncipe de Paz.

Oración de la Esperanza: Señor Jesús, estoy lleno de anhelos, llenos de deseos, lleno de expectativas. Algunos se realizarán; muchos no, pero en medio de todas mis satisfacciones y decepciones, confío en ti. Sé que nunca me dejarás solo y que cumplirás tus promesas divinas. Aún cuando parezca que las cosas no siguen mi camino, sé que siguen el tuyo y que, finalmente, tu camino es el mejor para mí. ¡Oh, Señor! Refuerza mi esperanza, en particular cuando mis numerosos deseos no se cumplen. Nunca dejes que olvide que tu nombre es Amor. Amén.

 Cuadro San Ignacio y la Trinidad

Los símbolos de la Compañía de Jesús
Óleo sobre tela, Miguel Aucell (1728-en actividad en Buenos Aires en 1754), 430×217 cm, Buenos Aires anterior a 1767.

Las providencias de 1767 aluden al “velo” del nicho central del Retablo Mayor de la Iglesia, y así lo atestiguan Isidoro Lorea y Domingo Barañao. Este lienzo era tensado en sus bastidores y se deslizaba mediante manivelas entre la boca del nicho central y el marco exterior para “velar” (tapar) la imagen en ocasiones especiales.

Abajo se representa a San Ignacio arrodillado intercediendo por su orden, con el IHS en su pecho con los rayos de luz, y a su lado el libro de las Constituciones con el lema de la Compañía de Jesús: “AD MAYOREM DEI GLORIAM”.

San Ignacio contempla a la Santísima Trinidad, que aparece entre nubes y rodeada de ángeles. Para realizar la parte superior, ocupada por el grupo de la Trinidad, Aucell copió el grabado de Antonio Gramignani para la portada del Misale Sacri Ordinis Praedicatorum (Roma, 1768).

Logo de la Compañía de Jesús. Está formado por el trigrama “IHS“, comprendido por las tres primeras letras griegas de “IHΣOYΣ” (Jesús), posteriormente interpretado como “Iesus Hominum Salvator”, Jesús, Salvador de la Humanidad; el trazo vertical de la segunda letra se prolonga hacia arriba como eje de una cruz, abajo los tres clavos; envolviendo el conjunto los rayos del sol. Puede observarse con toda nitidez en la nave central a la altura del crucero.

El lema de la Compañía de Jesús: “AD MAYOREM DEI GLORIAM”, A la mayor gloria de Dios. El lema queda anunciado en el Templo en los cuatro puntos cardinales: al Norte sobre la puerta de la calle Alsina, al sur en el Claustro Parroquial, al Este en este óleo y al Oeste en la vidriera circular del Retablo Mayor.